Detalle de noticia

El gran salto de las personas con discapacidad intelectual del Centro Ocupacional al empleo

El gran salto de las personas con discapacidad intelectual del Centro Ocupacional al empleo

Madrid | 3 de enero

La campaña de Navidad ha supuesto nuevas oportunidades de empleo para las personas con discapacidad intelectual del grupo de inserción laboral del Centro Ocupacional de Envera en Colmenar Viejo. Gracias a la ampliación de los servicios de manipulado de alta calidad que Envera ofrece a las empresas, siete jóvenes han conseguido un trabajo, siendo para la mayoría su primer contacto con el mundo laboral.

El Centro Especial de Empleo de Envera en Colmenar Viejo ha sufrido en las últimas semanas una transformación para acoger la alta demanda de manipulados que tiene lugar en estas fechas, especialmente con la preparación y empaquetado de cestas de Navidad, gracias a la confianza que los clientes depositan en los servicios que Envera desarrolla para más de 200 empresas y entidades.

Envera, como entidad social sin ánimo de lucro, desarrolla estos servicios con la vista puesta en su compromiso con la creación y mantenimiento de empleo protegido para las personas con discapacidad, especialmente intelectual. Gracias a este esfuerzo, en los momentos tan complicados que estamos viviendo por la pandemia, Envera da trabajo a cerca de 850 personas con discapacidad en sus sedes de Madrid, Barcelona, Málaga Tenerife y Gran Canaria, y a través del proyecto Envera Punto de Inclusión en centros comerciales.

Es por ello que desde Envera se felicitan al haber conseguido uno de los objetivos que persiguen desde sus Centros Ocupacionales: la integración laboral de las personas con discapacidad intelectual que hasta el momento no habían podido encontrar esa oportunidad.

insercionocupaenvera03

Es el caso de José Antonio Redondo y Lenin Richard Maldonado, que se muestran “emocionados, felices y agradecidos por la oportunidad” y que han contribuido al trabajo realizado por el Centro Especial de Empleo de Envera durante estas semanas. Lenin subraya, además, que es un “orgullo poder ayudar en casa y disfrutar de los resultados del trabajo bien hecho”.

insercionocupaenvera02

 

Para su compañeras, Montserrat Alegre y Leticia Estébenez, dar el salto al mundo laboral ha supuesto “conocerse a sí mismas” y demostrar que los miedos se pueden superar. Ambas describen su primer contacto con el mundo laboral con felicidad y emoción, y se muestran contentas tanto con el trabajo que realizan como con sus compañeros y responsables del Centro Especial de Empleo.

insercionocupaenvera01

De superar los miedos hablan también Toufek El Banoudi, al que trabajar en Envera le encanta, y David García, que ilusionado por recibir un salario y poder ser independiente asegura que se siente útil y cada día más fuerte.

Antes de la irrupción de la COVID-19, tanto José Antonio como David han realizado prácticas formativas en el Ayuntamiento de Colmenar Viejo que les permitieron desarrollar habilidades laborales y profesionales que hoy son indispensables para su integración en un puesto de trabajo.

A diferencia de sus compañeros, Mounir Mohamadi sí cuenta con experiencia laboral a sus espaldas. Este joven se siente “valorado y querido” con la seguridad que le aporta el apoyo del equipo de profesionales de Envera y que incluye no sólo a sus compañeros y responsables, también a la Unidad de Apoyo del Centro Especial de Empleo, compuesta por un equipo multidisciplinar (psicólogo, preparador laboral y trabajador social), y por las profesionales del grupo de inserción laboral, sus apoyos fundamentales, Leticia y Gema.

insercionocupaenvera04

Leticia Hernández y Gema Dávila son las encargadas de la preparación y acompañamiento de las personas con discapacidad intelectual del Centro Ocupacional de Envera en Colmenar Viejo para su integración en el mundo laboral. Una labor que no está exenta de retos y dificultades ocasionados en gran medida por la falta de oportunidades que las empresas ofrecen a las personas con discapacidad intelectual.

No conocer la preparación con la que cuentan estos profesionales o tomar decisiones basadas en prejuicios, provoca que muchas empresas desaprovechen el potencial y las ventajas competitivas de contratar a personas con discapacidad como son el cumplimiento de la Ley General de Discapacidad, generar un mayor sentimiento de pertenencia entre sus empleados, reducir el absentismo laboral o mejorar la experiencia de cliente.

Factores que desde Envera aseguran que “son imprescindibles para el desarrollo estratégico de las empresas en la sociedad global del siglo XXI que cada vez demanda una mayor apuesta por la sostenibilidad, la responsabilidad social y la gestión de la diversidad”.

Compártelo