Detalle de noticia

Habilidades adaptativas en personas con discapacidad intelectual

Es fundamental conocer la importancia de identificarlas para darles el nivel de apoyo adecuado.

Las personas con discapacidad intelectual suelen manifestar dificultad, más o menos significativa en su repertorio de habilidades y estrategias para defenderse y manejarse en la mayoría de los ámbitos así como, en los diferentes contextos en los que participa socialmente.

Cuando hablamos de habilidades adaptativas hablamos de las capacidades, conductas y destrezas que una persona debería adquirir para desempeñarse o desarrollarse en sus entornos habituales, en sus grupos de referencia y acordes a su edad.

Estas habilidades fueron definidas de la siguiente manera:

  • Comunicación: Pueden manifestar dificultades para comprender y transmitir información simbólica, dificultades para utilizar el lenguaje oral, etc.
  • Autocuidado: Pueden presentar limitaciones en la realización de actividades de aseo personal, vestido/desvestido, comida, higiene, apariencia física, etc.
  • Habilidades sociales: Pueden tener dificultades para iniciar, mantener y finalizar una interacción, entender pistas sociales, ironías, etc.
  • Vida en el Hogar: Pueden requerir ayuda para realizar tareas propias del hogar como limpieza, orden, etc.
  • Uso de la Comunidad: Pueden necesitar ayuda para utilizar transportes públicos, hacer compras, hacer papeleos, etc.
  • Autodirección: Pueden manifestar dificultades para realizar sus propias elecciones.
  • Salud y Seguridad: Pueden tener problemas para la conducta alimenticia, identificar los signos de una enfermedad, seguir pautas de un tratamiento, etc.
  • Académicas y Funcionales: Suelen tener dificultades en dimensiones cognitivas (simbolización, abstracción, generalización,..) y dificultades en los aprendizajes académicos (dificultades para aprender a sumar, leer, etc.)
  • Ocio y Tiempo Libre: Pueden tener dificultades para desarrollar sus intereses y preferencias, planificarse el tiempo de ocio, etc.
  • Trabajo: Pueden necesitar ayuda para desempeñar habilidades laborales, establecer conductas sociales propias del entorno laboral, etc.

No todas las personas con discapacidad intelectual tienen dificultades en todos los ámbitos detallados anteriormente ni con la misma intensidad.

Lo importante en cada caso es identificar, en todos los ámbitos donde puede manifestar dificultades y ofrecer el nivel de apoyo que requieren para mejorar su conducta y actividad, con la posibilidad de ofrecer apoyos más puntuales (en el inicio de la actividad) más intensos (necesita que se supervise su actuación en cada tarea) o bien generalizados (con indicaciones verbales o ayuda física presentes en todo momento).

Compártelo